Mi?rcoles, 06 de enero de 2016

Escucha con atención la próxima vez que tu pequeño esté hablando solo, ¡te podría sorprender lo que vas a escuchar! Aquí está lo que necesitas saber respecto a los monólogos de tu bebé.

Durante el día, podrías pasar frente a la puerta del dormitorio de tu pequeño y oír su voz. Aunque podrías estar tentada a entrar e iniciar una conversación, tal vez eso no sea necesario. Sus diálogos internos (o “externos” en estos casos), de hecho le ayudan en muchas formas. 

Estos monólogos pueden ayudarle a darle sentido a su día. Al menos, esa es la teoría de Catherine Nelson, una psicóloga de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. 

Nelson y sus colegas estudiaron el ""habla de la cuna"" y descubrieron que puede ser muy rica. Su evidencia muestra que los niños pequeños que hablan consigo mismos están recreando su mundo al replantear e interpretar experiencias clave, como haberse quedado en una guardería o haber conocido una nueva mascota. 

Al hablar de estas experiencias, tu hijo les encuentra sentido y esto, a su vez, mejora el sentido del yo en desarrollo.

Estas reflexiones especiales son parte del desarrollo emocional y de las habilidades cognitivas del niño. Escucha lo que dice pero no lo interrumpas. 

No te sorprenda oír tu propia voz al regañarlo o una imitación de la forma que usas para reconfortarlo. Está repasando todo lo que le ha sucedido, y eso, naturalmente, incluye lo que pasa en tu familia.


Comentarios