Domingo, 03 de enero de 2016

*Historia de anuncio de embarazo: Sorpresa de otoño

Lee cómo incluso un apagón no pudo detener a esta mamá de anunciar su embarazo.

Estaba a unos días de mi periodo y estaba buscando en la Internet por los “síntomas tempranos de embarazo” y qué tan pronto podía hacerme una prueba.

Mis pechos parecían un poco hinchados, tenía un ligero dolor de cabeza y la temperatura basal de mi cuerpo aún estaba alta, así que esos me parecían unos buenos indicativos. Me dije que esperara hasta la mañana de Halloween para hacerme una prueba de embarazo, lo cual sería cinco días antes de mi periodo, siendo aún muy pronto.

En la víspera de Halloween, tuvimos una tormenta masiva como parte de la precipitación del huracán Sandy. Los árboles en todo la ciudad se estaban cayendo, ¡incluyendo el pino de 60 pies de alto de nuestro patio trasero! La mayoría de las casas en nuestra área se quedaron sin energía eléctrica, y nuestra casa no fue la excepción. Sin embargo, todo en lo que podía pensar era hacerme la prueba de embarazo en la mañana.

Cuando mi alarma sonó alrededor de las 5:30 am, salté de la cama para realizarme la prueba. ¡El único problema es que aún no teníamos energía eléctrica! Determinada a conseguir mi resultado, tomé una linterna y me dirigí al baño. Me hice la prueba y después empecé a esperar para que la segunda línea apareciera, ¡lo cual pasó bastante rápido! ¡Estaba asombrada y emocionada!

Con la linterna y la tira de la prueba en la mano, triunfantemente me dirigí a la habitación para despertar a mi esposo y decirle el resultado. El estaba aún adormilado, tomó sus lentes de la mesita de noche y entrecerró los ojos para poder ver el resultado de la prueba en la luz tenue de la linterna. Finalmente, con una sonrisa, ¡confirmó las buenas noticias de nuestra creciente familia!

*Historia de anuncio de embarazo: Futuros abuelos

Usa la historia real de esta mamá, y cómo dar las noticias a tus padres en formas divertidas y creativas.

Mis padres siempre han estado cerca de nosotros cuando se trata de sus nietos. Soy la más pequeña de tres hijos, lo cual significa que mis padres ya tenían dos nietos cuando mi esposo Jim y yo decidimos empezar a tratar de embarazarnos. En ese momento, ¡ya eran todos unos expertos!

Por supuesto, eso no significaba que estuvieran esperando con gran emoción que Jim y yo hiciéramos un anuncio muy especial de nuestro embarazo. Ambos adoraban a sus dos nietos, y estaban deseosos de añadir a nuestros hijos a la creciente familia.

Antes de embarazarme, yo sabía que quería darles la notica a mis padres en una forma creativa: en una manera en la cual ninguno de mis hermanos haya tratado de hacerlo antes.

Más o menos al mismo tiempo que me enteré que iba a ser mamá, mi propia madre tuvo una cirugía menor ambulatoria. Decidí darle una tarjeta disfrazada con una nota de deseo de un pronto alivio diciendo “¡Felicidades por convertirte en una abuela!” Reunimos a nuestra familia a cenar, y todos mis hermanos y sus familias estaban ahí. Caminé hacia mi mamá y me disculpé por no haberle dado antes su tarjeta con deseos de un pronto alivio y se la entregué.

Al momento de ver el anuncio de embarazo, me abrazo muy emocionada y me dio un apretado abrazo con tanto gusto, lo cual arruinó la sorpresa para mi papá, quien estaba del otro lado de la habitación. Llegó corriendo y estaba contentísimo, pero me sentí mal que fue el segundo miembro de la familia en recibir las noticias.

Y decidí compensárselo.

Cuando me embaracé de mi segundo hijo, sabía que en esta ocasión mi padre sería el primero en saber las noticias. Ya para ese entonces, mis padres tenían cinco nietos. ¡Mi papá se merecía una sorpresa para él solo!

En otro evento familiar, estaba platicando con mi papá, y le mencioné que no me estaba sintiendo muy bien. 

“¿Qué pasa?” me preguntó. “Bueno, fui al doctor”, le dije. “Me comentó que no se me va a quitar por los siguientes nueve meses”. 

Una pausa, una sonrisa, ¡estaba pasmado! Mi mamá estaba desilusionada de ser la segunda en enterarse esta vez, pero sabía que era justo, y ser el primero en saber acerca del nieto número 6, ¡hizo que el anuncio de mi embarazo fuera aún más especial para mi papá!

*Historia de anuncio de embarazo: La tercera es la vencida

Ve cómo los planes de una pareja para empezar una familia reciben un pequeño empujoncito en la dirección correcta en esta historia real.

Justo antes de hacerme la tercera prueba de embarazo, le llamé a una amiga de la preparatoria. No habíamos hablado en años, pero ella era la única mamá que había tenido recientemente un bebé.

Se rió mientras decía, “Sólo tienes que realizarte una prueba para decirte que tu vida ha cambiado para siempre”.

Estaba en lo correcto, pero no había creído en la primera prueba; la segunda, me hizo sonreír, y quería que mi pareja, Jay, estuviera conmigo en la tercera.

Tenía 26 años, vivía en Brooklyn, Nueva York, en un pequeñito apartamento con Jay (y otros dos compañeros de departamento, ya que eso era lo que podíamos pagar). Vivíamos la vida de la gente que tiene 20 años, la cual no era exactamente amante de los niños.

Sin embargo, llevábamos juntos tres años, habíamos hablado acerca de hijos, y habíamos decidido que en otros tres años nos mudaríamos a Cape Cod, donde él creció y empezaríamos a tener nuestra familia. Bueno, tres años se convirtieron en tres mees, ¡debido a que las tres pruebas de embarazo fueron positivas!

A pesar que fue una sorpresa cuando me enteré que iba a ser mamá por primera vez, no estaba atónita de estar embarazada. Nunca fui del tipo de mujer que marca el calendario, sólo sabía que mi periodo empezaría en algún punto. Tenía programada una visita regular con mi doctor el 13 de febrero, pero tuve una corazonada el 10 de enero, y no podía esperar.

Usé tres pruebas de embarazo, y mi felicidad creció con cada uno de las indicaciones de embarazo positivo.




Publicado por LearnCenter @ 2:37 PM  | Embarazo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios