S?bado, 02 de enero de 2016

sds

La conexión de un niño pequeño con su papá es tan especial como la que tiene con su madre. Aquí te presentamos algunos consejos para fortalecer este vínculo único, al mismo tiempo que potencias el desarrollo de tu niño pequeño.

Puede parecer que los niños pequeños gravitan naturalmente alrededor de sus mamás, pero indudablemente se puede desarrollar y fomentar un vínculo fuerte entre ellos y sus papás. Si le concedes al papá un poco de tiempo para forjar su propio tipo de conexión, el resultado será una hermosa y sana relación, que puede ayudar a potenciar el desarrollo de tu hijo pequeño. Aquí te mostramos cómo incentivar el vínculo entre padre e hijo.

Da un paso al costado. 
Concede al papá un poco de espacio para trabajar en su estilo de paternidad, aunque eso signifique morderte la lengua cuando cante canciones tontas o vista a tu niño pequeño con prendas a rayas y cuadritos. Intenta no criticar su método, hacer sugerencias o intervenir para ayudar; déjalo hacer las cosas a su manera. Después de todo, a tu niño pequeño no le importará si el pantalón y la camisa que tiene puestos no combinan.

Concédele el tiempo necesario. 
Como es sabido, el estado de ánimo de los niños pequeños suele ser impredecible: tu pequeño puede estar jugando sin problemas y, al minuto siguiente, explotar en llanto. El afianzamiento del vínculo (y una experiencia positiva) no se logrará con facilidad si tu pequeño está en medio de un ataque. Permite que el papá tenga el viento a favor y programa su tiempo juntos cuando tu niño pequeño está descansado y relajado, por lo general, durante la mañana o después de su siesta.

Acepta las diferencias. 
¿El papá de tu pequeño tiene aires de artista? ¿O ama los deportes? Aunque su pasión sea hornear o pasear en bicicleta, el vínculo se fortalece cuando el padre comparte su actividad favorita con el niño pequeño. Obviamente, los papás juegan de una manera distinta a las mamás, por lo tanto, tu niño pequeño estará encantado con el cambio de ritmo y con los juegos que su papá le enseña. Estas nuevas actividades para tu niño pequeño lo expondrán a diferentes ideas y formas de jugar, lo cual potenciará su desarrollo mental y físico.

Comienza una tradición. 
El sábado por la mañana puede ser el día especial de waffles con papá. O bien, anótalos a padre e hijo en clases de natación por la noche. Los niños pequeños se desarrollan mejor cuando siguen una rutina, por lo tanto, un paseo habitual por el parque o que su papá los arrope antes de dormir son cosas igualmente reconfortantes, porque se dan en familia y sirven para estrechar su vínculo.

La interacción cotidiana es la mejor forma de construir un vínculo sólido entre padre e hijo. El solo hecho de estar a disposición para acurrucarse, abrazarlo, leerle un libro o cantarle una canción significa tanto o más que una gran salida al circo. Los papás tienen un rol especial en la vida de sus niños pequeños, entonces celebra este vínculo único.


Comentarios