Mi?rcoles, 06 de enero de 2016

Usa estas cinco recomendaciones para divertirte mientras estimulas a tu pequeñito a que empiece a moverse de un lado a otro.

Ayudar a tu pequeño cuando quiere gatear no tiene que ser una actividad realizada al pie de la letra. Debido a que aprender a gatear toma tiempo, tu apoyo y tu ánimo harán que se obtengan grandes progresos al ayudar a tu bebé cuando se empieza a mover. Hay cinco consejos para ayudar a tu bebé a gatear:

1. Mantenlo suficiente tiempo sobre su vientre

Con supervisión, el tiempo colocado sobre su vientre es una manera importante de desarrollar y fortalecer los músculos que tu pequeño necesita para un desarrollo apropiado. El gateo también juega un rol importante en el desarrollo de la visión de tu bebé, y una buena manera en la cual tu bebé puede aprender a que ambas partes de su cuerpo se comuniquen una con la otra.

Primero, asegúrate que tu bebé tenga un espacio seguro para recostarse sobre su vientre y pueda explorar. Cerciórate que el piso es cómodo y esté bien protegido. Cubre cualquier tipo de piso de madera con una alfombra y/o una cobija.

Ten en cuenta que además de colocar cualquier tipo de cobijas, cierto tipo de ropa puede restringir a los bebés que tratan¡ de gatear, haciendo casi siempre el proceso más difícil para ellos. Mantén tu habitación en una temperatura cálida y quítale a tu bebé cualquier ropa innecesaria a fin de ayudarle a tener un mejor agarre en el piso.

También resulta de gran ayuda estar con tu bebé en el piso y mantener contacto visual con él. Si está rodeado por algunos de sus juguetes favoritos, y puede verte todo el tiempo, sabrá que estar en el piso puede ser igual de divertido que estar en un columpio, asiento o en tus brazos.

2. Logra que tu bebé se sienta cómodo con la posición de gateo.

Durante el tiempo de mantenerlo sobre su vientre, siéntate con una pierna estirada y coloca a tu bebé frente a ti. Sitúa sus brazos sobre tu pierna estirada y ubica la parte superior de su cuerpo sobre tu pierna. Coloca un juguete al otro lado de tal forma que tenga algo con qué jugar, y cerciórate que las piernas de tu bebé estén dobladas y en una posición alrededor de 90 grados. Esto ayudará a tu bebé a sentirse cómodo con la posición de gateo.

3. Estimula a tu bebé con un juguete

Mientras tu bebé está disfrutando el tiempo sobre su vientre, estimúlalo a gatear usando tu voz y su juguete favorito. Empieza poniéndote en el suelo con tu bebé, colocándote a unos pasos lejos de ella. Coloca su juguete favorito alrededor de uno o dos pies enfrente de ella. Cada vez que tu bebé gateé hacia su juguete, felicítala. Ella necesitará de este reconocimiento de tal forma que pueda asociar el gateo con algo positivo.

4. Ayúdalo a lo largo del camino

Intenta uno de estos métodos para ayudar a tu bebé a empezarse a mover.

Toalla: Una de las complicaciones más grandes de los bebés cuando gatean, es debido a la fuerza de gravedad. Para ayudarlo a sentirse ingrávido, enrolla una toalla y colócala debajo del pecho de tu bebé mientras está recostado sobre su vientre. Toma ambos extremos de la toalla y, gentilmente, levanta a tu bebé hacia arriba. Sostén la toalla arriba lo suficiente para que seas tú la única que soporta el peso de tu bebé.

Manos: Otra manera de ayudar a tu bebé es colocando la palma de tus manos en la parte baja de sus pies. Esto le dará una superficie estable para empujarlo y permitirle moverse hacia adelante.

Un libro o una pequeña caja: Para ayudar a tu pequeño a deslizarse hacia adelante fácilmente, coloca un libro o una pequeña caja (como una caja de cereal) frente a tu bebé y con cuidado ayúdale a mantener sus brazos encima. Entonces será capaz de colocar su peso en el objeto, y se moverá fácilmente a través de la superficie del piso mientras se empuja con el objeto.

5. Crea un camino de obstáculos

Una vez que tu bebé está cómodo con el tiempo sobre su vientre y el gateo, haz las cosas un poco más desafiantes al crear un camino de obstáculos utilizando peluches y cojines. Párate del otro lado de la habitación con estos obstáculos distribuidos entre tú y tu bebé, y estimula a tu peque a gatear hacia ti.

Al conducirse a través de este camino, desarrollará mayor fuerza, además de habilidades visuales y motrices.

Ten en consideración que mientras el gateo ocurre por lo general entre los 6 y 10 meses de edad, cabe la posibilidad que tu bebé no gateé en absoluto. Esto es completamente normal. Algunos bebés pasan de estar sobre el vientre, al estar sentado y después a pararse en un abrir y cerrar de ojos.

El gateo toma tiempo, así que no te sientas desanimada si tu bebé no está listo para hacerlo. No tiene caso presionarlo. La paciencia es importante en esta etapa de desarrollo, así que deja que tu chiquito te guíe por el camino.


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios